Reflexiones a las puertas del 2013, retos y oportunidades de las grandes marcas

Días van y días vienen. El año está por finalizar y es momento de pensar en lo que sigue: en los temas que se vislumbran en el horizonte. Hoy los invitamos a repasar a las marcas que han dominado el panorama tecnológico y que no parecen querer dejar de hacerlo. ¿Qué nos puede esperar en este 2013? Nexus, iPhone, Windows Phone… ¿Nuevos dispositivos o mejoras de lo existente? Esa es una de las principales cuestiones.

Lo que podría esperarnos en el próximo año

Los años pasan casi sin que nos demos cuenta. Hora tras hora esta Tierra vagabunda del espacio se desplaza de un lado a otro de su órbita. Cuesta creer el número de cosas que acontecen en 365 días:los cambios, las novedades, los regresos, los pasos adelante y los siempre necesarios retrocesos para tomar impulso. Tantas y tantas historias condensadas en un número limitado de horas que, no obstante, son un verdadero tesoro (resuena la voz de Gollum) para quien sabe leerlas y prever a partir de ellas lo que está por venir.

Por ello, en estos últimos días del año, cabe sentarse a recordar no sólo por el mero gusto de visitar el pasado, sino con el ánimo de encontrar ahí el aroma del futuro. No por nada se dice que quien atina a anticipar las oportunidades y las toma tiene un muy buen olfato. Se trata de abrir la puerta de la memoria y reconocer ahí el olor del porvenir, como si se tratara de un platillo que nos abre de inmediato el apetito, aunque sólo podamos imaginar cuál es su verdadero aspecto. Seguir los rastros del aroma y pasar de la especulación a la certeza de tener entre nuestras manos el banquete anunciado, ese es el camino que nos espera. Google, por ejemplo, ha visto nacer su familia de dispositivos Nexus, aunque en el camino se ha encontrado con más de un problema. No sólo el evidente error en la distribución de su nuevo buque insignia, el flamante Nexus 4, sino también el problema del rendimiento de la última versión del sistema operativo Android Jelly Bean.

Imagen de un Nexus 4, un Nexus 7 y un Nexus 10 de Google

Google

Lecciones importantes para los de Mountain View que nos hablan de al menos dos tareas para el 2013: antes de establecer una alianza comercial es mejor asegurarse de que tu socio sea capaz de cubrir las demandas. Imagino que los interesados en unirse a esta nueva familia de dispositivos estarán ya preparando no sólo la tecnología que tanto importa a los de la gran G, sino tambiénmodos de garantizar que este problema no sucederá de nuevo. Primer área de oportunidad para el año que comienza: mejoras en la distribución global de los dispositivos ante una demanda creciente.

En cuanto al rendimiento estamos, sin duda, ante un reto un poco más complicado. No hay batería que pueda con las pantallas cuya nitidez demandan una gran cantidad de energía. Esto sumado, por supuesto, a dispositivos siempre conectados con cargas y descargas constantes de contenido audiovisual. Pero la solución no parece estar en la llegada de una batería de larga duración, sino en la diversificación de los modos de recargarlas. Si el almacenamiento en la nube es la apuesta para dejar de pensar en dispositivos con grandes cantidades de memoria, larecarga inalámbrica también se apunta como posible solución. No por nada el Nexus 4 incluye esta interesante función, ¿qué pasaría si se comienzan a generar escritorios, mobiliario escolar o barras de bar cuyas superficies pudieran recargar nuestro móvil mientras trabajamos, estudiamos o disfrutamos de un café? La segunda área de oportunidad está en este negocio de la energía de recarga para los dispositivos móviles.

Un error que le ha costado a Apple

Apple

Pero no sólo en Google han tenido que aprender de lo sucedido este año. En Cupertino han tenido que adaptarse a una vida sin su máximo gurú: Steve Jobs. La tarea no es sencilla, y más valdría aceptar desde ya que Tim Cook no tiene el carisma de su antecesor. Seguir el mismo modelo de presentación de sus productos es encadenarse a no cumplir con las expectativas una y otra vez. Pero más allá de esto, en Apple han pasado mucho tiempo entablando luchas por sus patentes y tomando decisiones que apuntan a dejar de colaborar con sus socios para asumir ellos mismos el diseño, producción y distribución de los productos. Sin entrar a valorar lo acertado o no de estas decisiones, hay que decir que la forma en que se han llevado a cabo resultan bastante cuestionables. La más dura lección está con el apresurado lanzamiento de su propiaaplicación de mapas, algo que obligó a una disculpa pública por parte de la empresa y terminó con al menos un despido importante. Una de las tendencias que podemos esperar para los próximos años es la del aumento de la colaboración, la lógica presente en toda aplicación web híbrida omashup. La idea es muy sencilla (de ahí su viralidad ya alcance): aprovecha lo que hacen bien otros para colaborar con ellos y sumar tu valor añadido. Apple deberá aprender que restar no es el mejor camino o comenzar a pagar cuando la volatilidad humana comience a hacerse presente entre sus hoy fervientes seguidores.

Lo visto con el iPhone 5, el Nuevo iPad y la rápida aparición de un nuevo modelo, así como con el iPad Mini, hacen pensar que la compañía comienza a sentirse alcanzada (y hasta superada) en una carrera que estaban muy acostumbrados a encabezar. Este 2013, sin duda, será una año clave para saber si los de la manzana mantienen esta tendencia endogámica o, por el contrario, entiende que el futuro tiene un fuerte aroma de colaboración.

Imagen de un tablet Microsoft Surface con su teclado

Microsoft

Esto en lo relativo a las dos grandes empresas que sin duda marcan la pauta en lo que a tecnología se refiere. Pero no se puede perder la vista de lo que Microsoft pueda hacer con su nuevo Windows 8 y su fuerte apuesta tanto en el área de móviles (con Nokia como un fuerte aliado) como en el crecientemercado de las tabletas. De entrada los de Redmond tienen una ventaja casi imperceptible: los reflectores no les apuntan y tienen todo el tiempo para probar y mejorar los productos lanzados este año. Cuentan, pues, con el factor sorpresa que no se puede menospreciar. El 2013 es un año donde podemos esperar que desde Microsoft se haga un esfuerzo por no quedar fuera de la competencia, cosa que bien podrían lograr proponiendo soluciones a los insatisfechos con los traspiés de los dos gigantes antes comentados. Seguir sus pasos debe ser sinónimo de aprendizaje y mejora, no de mera imitación.

Quedan en el tintero temas importantes: las pantallas flexibles, la red móvil, el papel de las nuevas televisiones conectadas, la interacción entre dispositivos en el hogar y la llamada gamificación como un elemento importante a considerar. Lo hablaremos en otro espacio. Por lo pronto, ¿cuáles son vuestras perspectivas para el año que está por comenzar?

Si te gusto… ¡Compártelo!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s