El origen del NFC, su funcionamiento y la diferencia con el RFID

El término NFC se estableció inicialmente a partir del acuerdo entre Nokia, Philips y Sony en el año 2004, pero la tecnología utilizada había sido desarrollada varios años antes. En concreto la primera patente asociada se debe a Charles Walton, quién fue el pionero del uso de las tecnologías de Identificación por Radio Frecuencia o RFID, y en las cuales los sistemas NFC solo son un subconjunto de estas, una extensión del estándar ISO 14443.

La RFID es una tecnología de comunicación inalámbrica que permite un uso mucho más avanzado que otros sistemas como los códigos de barras o incluso los códigos QR. Por su parte “Near Field Communications”, conocido también como NFC, es sólo un tipo de RFID que limita el rango de alcance en 10cm.

Como funciona el sistema RFID

Las ondas de radio frecuencia que usan las RFID pueden ser pasivas, activas o una combinación de ambas. Los tags (initiator) RFID, que se empezaron a establecer en el año 2006, generan una pequeña corriente eléctrica necesaria para que  mediante la inducción de un campo electromagnético los dispositivos pasivos (target) que se encuentran en su alcance puedan recibirla, activarse y comenzar el proceso de transmisión de información para por ejemplo activar una web, un pago o descargar algún archivo.

La idea es que el alcance en principio no está limitado, ya que las ondas alcanzan largas distancias, sin embargo esto podría provocar que se activasen los dispositivos pasivos como las tarjetas de crédito a una distancia que ni siquiera podríamos ver. Para solucionar esto es donde entra la seguridad que nos ofrecen los sistemas NFC acortando solo a 10cm.

Sistemas RFID en nuestro mundo cotidiano.

El primer fabricante que se aventuró e introdujo esta tecnología en uno de sus dispositivos fue Nokia, quién otorgó al Nokia 6131 ser el primer smartphone con NFC, mientras que el Nexus S fué el primero con Android como sistema operativo.  Actualmente, cada vez más fabricantes están equipando a sus teléfonos móviles con emisores/receptores activos, esto ha sido un impulso tremendo para la popularización de la tecnología. En breve tendremos que acostumbrarnos, ya que vendrá incluida de serie en la mayoría de los teléfonos móviles, por lo que las posibilidades son enormes.Pero no nos podemos limitar solo aquí. Las posibilidades son enormes, y dentro de poco veremos como los desarrolladores empezaran a extender el uso de las tecnologías RFID (o NFC) en etiquetas o smart tags totalmente dispares, con funciones como la localización o los pagos personalizados.

Si nos centramos en el uso de RFID (no limitado por la distancia) también creemos que formará una parte importante de las comunicaciones Machine to Machine (M2M). Imaginaros un mundo conectado por esta tecnología  donde podremos comunicar unos dispositivos con otros inalámbricamente y que podremos activarlos cómodamente con el chip RFID que poseerán también nuestros móviles.

Vía omicrono

¿Es la opción de limitar a 10cm lo suficientemente segura?
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s